Desulfurización de gases 

El uso extensivo de los combustibles fósiles es una realidad actual, aunque existen tecnologías alternativas, el dominio de la generación de energía eléctrica por medio de combustibles fósiles es del 85% a nivel mundial, si restamos el uso de gas natural queda un 62% de energía eléctrica generada con petróleo o derivados del mismo y con carbón, estos últimos combustibles se encuentran en mayor o menor medida contaminados con azufre, el cual representa un factor determinante en la fijación del precio de los mismos; por otro lado, las normas ambientales son cada vez más restrictivas -en especial- debido a que el azufre representa un contaminante peligroso al formar bióxido de azufre durante la combustión y posteriormente, ácido sulfúrico que se precipita a la tierra en forma de lluvia ácida con los consabidos costos que la misma ha tenido a nivel mundial; sin embargo, también contamos con tecnologías amigables con el ambiente que nos permiten utilizar combustibles con muy altos contenidos de azufre, los cuales generan gases que se hacen reaccionar con cal, la cual elimina prácticamente todo el contenido de azufre, formando yeso que es un subproducto inerte con posibilidades de ser utilizado en otras aplicaciones. Aparte de eliminar el azufre, la cal disminuye la generación de óxidos nocivos de nitrógeno y evita la emanación de monóxido de carbono, es por ello que es una de las tecnologías líderes en los países desarrollados, para México ésta representa una gran oportunidad para poder generar electricidad -vía los combustibles altos en azufre-, de bajo costo y además cumplir con las más estrictas regulaciones ambientales.