Otras aplicaciones incluyen adicionar cal a los areneros de los gatos para evitar malos olores y eliminar bacterias, también se puede hacer un aplicador de cal con un bote de limpiador usado que resulta muy útil para espolvorear las excretas de las mascotas antes de levantarlas, logrando el efecto bactericida y de eliminación de olores además de facilitar su manejo.

 

Por último, una recomendación para problemas de plagas en el jardín, en un litro de agua se agrega una cucharada sopera de cal, se revuelve y se deja reposar hasta que el excedente de cal se encuentre depositado en el fondo, la solución sobre nadante se transfiere a un recipiente que tenga aspersor, la solución se aplica sobre plantas que contengan plagas de hongos, gusanos o colonias de bacterias, se recomienda aplicarlo dos veces al día con resultados visibles en los primeros días de aplicación.